Carcasa y casquillos

¿Qué es la carcasa?

La carcasa es un tubo o conducto dentro del cual rota el eje. Es parte del ensamblaje completo del eje flexible y tiene sus propios conectores finales, llamados casquillos, que conectan la carcasa a los puntos fijos de montaje en cualquiera de los extremos del sistema de impulsor.

¿Qué objetivo cumple una carcasa?
IMG_9459

La carcasa cumple varios objetivos dependiendo del uso:

  • Protección de la humedad, el polvo, el sucio y otros factores ambientales
  • Conservar el lubricante
  • Limitar el fenómeno de enrollamiento o «en espiral» que puede experimentar un eje en usos de alta torsión
  • Controla los dobleces del eje contenido guiándolo a través de dobleces naturales y graduales y limitando cuan cerrado puede llegar a ser el radio de un doblez.
  • Evita lesiones al operador por contacto con el eje, no protegido, en rotación a alta velocidad.

¿Qué tipo de casquillos se usa habitualmente?

Los casquillos se utilizan para fijar la carcasa a sus puntos de montaje. Habitualmente están hechos de metal o plástico y tienen características de montaje que les permite fijarse de forma segura a una superficie de contacto.

Los casquillos le dan soporte axial y de torsión a la carcasa. Sin el casquillo la carcasa simplemente flotaría sobre el eje rotatorio, sería libre de rotar un poco con el eje, debido a la fricción entre la carcasa y el eje. El casquillo evita que esto ocurra. Además, los casquillos se pueden utilizar para crear un sello ambiental, manteniendo la humedad, el sucio y el polvo fuera del interior de la carcasa y lejos del eje flexible. Los casquillos pueden ser simples ajustes deslizables o piezas mecanizadas más involucradas que se atornillan en sus puntos de contacto.

He aquí algunas de sus formas más comunes:

  • Roscados
  • Tuerca roscada
  • Brida (de dos y tres agujeros)
  • Montaje en panel
  • Desconexión rápida